EL ENRIQUECEDOR MUNDO DE LAS PRÁCTICAS (2)

Yo escribía. Escribía mucho. Tenía un diario que no rellenaba a diario, pero había alcanzado ya el tercer tomo; escribía relatos, cuentos y ensayos; difrutaba escribiendo, así que cuando llegó el momento de decidir a qué dedicarme tras acabar la carrera, opté por EL DEPARTAMENTO DE CUENTAS. No sabía que mi afición a la escritura podría ser útil en mi vida profesional, así que obvié unas pequeñas cosillas sin importancia que podrían dificultarme mi labor como gran ejecutiva de cuentas:

  1. Odiaba hablar por teléfono con gente cuya caya cara no había visto nunca.
  2. Cuando me ponía nerviosa, no oía (de oír, no de escuchar) a la persona que me estaba hablando. Nervios=sordera.
  3. Tartamudeaba al hablar en público. Y con público me refiero a 3 personas o más.
  4. No sabía decir “no” y mi reacción espontánea ante los conflictos era querer llorar.

Aún así, me cogieron para las prácticas como asistente de cuentas en una agencia grande, sin saber qué me encontraría. Tan sólo me habían dicho que en mi equipo necesitaban urgentemente a alguien porque estaban desbordados de trabajo. Y era verdad, tanto que la persona que debía enseñarme mis tareas casi no podía hacerlo porque no tenía tiempo, y la jefa pasaba muchas horas fuera de la oficina. Debía ser comodísimo para aquella chica tener exactamente el mismo trabajo que antes, pero escuchando una vocecilla, de vez en cuando, que decía “¿Te puedo ayudar?”, y sintiendo dos ojos clavados en ella (esto no es exactamente así, yo me sentaba justo enfrente y a veces parecía que la estaba mirando, pero en realidad estaba dormida).

Ella trató de enseñarme todo lo que pudo en el primer rato libre que tuvo sin llamadas ni gente preguntándole cosas sin parar. Me preguntó si podía hacer un informe sobre la competencia de nuestro cliente y me puse manos a la obra.

Estaba muy contenta, ya que mi mesa estaba en medio del pasillo por el que pasaba todo el mundo y aquélla iba a ser la primera vez en dos semanas que mi ordenador mostrara algo que tuviera que ver con trabajar. Hasta entonces, mi labor había consistido en abrir el e-mail y darle a la ruletita del ratón hacia arriba y hacia abajo. Ocho horas cada día. De vez en cuando, recibía un correo en el que yo estaba en copia y sentía un auténtico subidón de adrenalina por todo el cuerpo. Mientras tanto, para no dormirme, iba al baño cada quince minutos, con lo que malacostumbré a mi vejiga, y por eso ahora siempre tengo ganas de hacer pis.

Ese día no sólo hice aquel informe de la competencia, sino que abrí todos los informes de la competencia que se habían hecho en la agencia y corregí, una por una, cualquier falta de ortografía que vi en ellos. Todo apuntaba a que por fin había encontrado mi lugar… hasta que llegó la jefa.

Parecía que las cosas seguirían como hasta entonces, pero ella recibió una llamada de teléfono, de la que sólo acerté a escuchar una frase: “Cómo que no funciona? Ahora baja la niña y lo mira”. La niña era yo. Me cóntó que los creativos decían que no funcionaba su impresora y me pidió que fuera a comprobarlo. Bajé a la zona de los creativos y ésta fue la conversación:

– Hola, soy Belén. Vengo a ver la impresora.
– No funciona, ya lo hemos dicho -estaban un poco enfadados.
– ¿Habéis mandado algo a imprimir? -no se me ocurrió nada más inteligente que decir, ahí estuve poco rápida.
– Pues claro -respuesta MUY OBVIA.- ¿Dónde está la impresora?

Fui a ver la impresora y, sin tocar ni un botón, volví a mi sitio para decirle a la jefa que, efectivamente, no funcionaba. Ella me dijo que llamara al informático y yo pensé que no era necesario pasar por ese bochorno si la solución era llamar a una persona del departamento de informática.

El caso es que la situación se volvió a repetir unas cuantas veces. Y yo, que era una fiel seguidora de la serie “Urgencias”, jugaba y me imaginaba que certificaba la defunción de la impresora como hacían los médicos de la serie. Llegaba allí corriendo, la miraba, consultaba mi reloj y me decía a mí misma “hora de la muerte: 11.56”. Qué divertido, madre mía.

También tuve un affaire con el escáner de la oficina. Estaba conectado a un Mac (y yo, recién salida de la carrera, no había visto uno en la vida). Debía escanear unas 50 páginas de revistas y ese cacharro no me hacía ni caso. Al final, un alma piadosa me explicó cómo funcionaba. Al rato me explicó dónde se guardaban los documentos. Al rato me lo volvió a explicar porque yo no le había oído. Y para acabar, activé sin querer el Voice Over del ordenador y, como no sabía quitarlo, decidí jugar otra vez. Esta vez me imaginé que formaba parte del grupo Radiohead y que estábamos grabando esta canción. Curiosamente, nadie quiso jugar conmigo, puede que nunca hubieran escuchado a Radiohead.

Mi última gran aportación fue cuando jugué a ser reportera. Teníamos que salir a la calle a hacer preguntas a la gente. Un compañero llevaba una cámara de las que se veían en la tele y yo llevaba un micrófono. Estaba nerviosísima, pero me di cuenta de que los entrevistados se sentían un poco intimidados cuando nos veían llegar. Yo me crecí, me sentí la reportera más dicharachera del barrio y tuve mis quince minutos de gloria. Una lástima que, al tirar del micro, se desenchufara de la cámara mientras yo gritaba “¡¡esto no funciona!!” delante de tantas personas que pensaban que hacía bien mi trabajo hasta ese momento.

Y así, entre unos juegos y otros, acabó mi experiencia como asistente de cuentas. Pero una cosa os digo, los que verdad se dedican a esto trabajan mucho, juegan poco y ganan menos (bueno, creo, tampoco es que me haya puesto a mirar sus nóminas). Y, además, tienen una paciencia infinita. Toda mi admiración para ellos.

Anuncios