QUÉ BONITO ES EL SILENCIO

Parece mentira que sea yo quien lo diga. Yo, que encuentro apasionante casi cualquier conversación. Lo cierto es que llevo un tiempo dándole vueltas a lo innecesario que es, a veces, hablar. Y no me ha pasado de repente, no. Me sucede desde que vivo con un gato. Un gato al que, aunque estoy intentando enseñarle a hablar, de momento no dice ni una sola palabra, pero se hace entender mejor que muchos informadores de nuestro país (¡oh!).

Mi gato consigue lo que quiere con una sola palabra (miau) y unos cuantos gestos, no demasiados:

1. Si tiene hambre, dice miau muchas veces seguidas y echa a andar hasta la cocina, girándose de vez en cuando para asegurarse de que le sigo. Una vez allí, sigue diciendo miau y se coloca al lado de su bolsa de comida.

Qué hambre!

2. Si tiene sed hace lo mismo, pero pronunciando menos miaus y situándose en el fregadero.

Qué sed!

3. Si quiere jugar, trae una bola de papel en la boca y la deja junto a mi pie. Si pasan tres segundos desde que deja la bola de papel y no hemos empezado a jugar, me araña y me muerde.

Qué aburrimiento!

4. Si quiere que le haga cosquillas, se tumba encima de mí y ronronea.

Cosquillitas ahí.. un poco más arriba...

5. Si ya no quiere más cosquillas, se va.

seva

6. Si tiene una urgencia mientras yo estoy en el baño (siempre), asoma la pata por la puerta, empuja con la cabeza, y araña la puerta con la otra pata.

Abre la puerta!

7. Si le duele algo, dice miau y se lame justo en el punto de dolor.

Me duele

8. Si algo le enfada o le asusta, se le eriza el pelo, pone las orejas como el tricornio de la Guardia Civil, se encorva, camina de lado y aumenta el tamaño de su rabo.

Qué susto, macho

9. Si le pasa algo de lo descrito en los puntos anteriores mientras estoy durmiendo, me da pequeños golpecitos en la cara para que me despierte.

Vaaamos

10. Si no le hago caso hace lo mismo, pero sacando las uñas.

Vaaaamos pesaaaada

Los gatos no se andan con rodeos; si algo les interesa, vienen; si no les interesa, no vienen. No gastan miaus innecesarios porque saben que sólo deben usarlos en momentos muy puntuales. Nosotros, en cambio, tiramos de expresiones manidas y de relleno cuando no sabemos qué decir. Y como este blog no se alimenta sólo, hablaremos de ellas próximamente.

TO BE CONTINUED…

(En realidad publiqué esta entrada porque quería hablar de mi gato y no sabía cómo hacerlo. Los dibujos los ha hecho él.)

Anuncios

3 pensamientos en “QUÉ BONITO ES EL SILENCIO

  1. A tu gato “le han pegado poco”, jjjjj. Y si esto le pasa a la q más le cuida, que pasaría si es un intruso el que le debe atender. Doy fe que este gato sabe tratar a ser humano como se debe.

  2. Pingback: QUÉ BONITO ES EL SILENCIO (2) | El duende de mi Olivetti

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s